Seleccionar página

Porque estás perdiendo tiempo, y que puedas hacer para arreglarlo

Terminan los Juegos y empiezan las ligas.

Si no eres un atleta olímpico, y no has tenido la suerte de estar en Rio, seguramente llevas desde finales de julio o principios de agosto con tus entrenamientos.

Ves la luz del final del túnel de la maldita pre-temporada.

Si te gusta la pre-temporada, es que eres preparador físico o un friki que se emociona con los partiditos de verano porque se estrena camiseta nueva.

Sin dudas, lo mejor de estos días son los Stage.

Recuerdo esos viajes a principios de Agosto con mis compañeros y todo el Staff (cuerpo técnico en moderno). En realidad, esos viajes servían más para unir al equipo emocionalmente, que para ponerse en forma.

Las dobles sesiones con palizas físicas interminables y tandas de estiramientos eternas, compensaban con las mil burradas que se nos ocurrían durante las horas muertas.

Al final es lo que te llevas.

Cuando se acercaba la fecha para empezar la liga, apretaba los dientes, si cabe aún más, porque sabía que pronto empezaría el baile.

Tenía ganas de que acabaran los partidos de broma, y empezara lo bueno.

Quería estar entre los elegidos por el míster para  empezar el campeonato, y la típica frase de “no es como se empieza, si no como se acaba” me la pasaba por el forro.

Eso es lo que todos deberíamos de sentir. Si no es así, mejor déjalo ahora mismo y ponte a hacer algo que te ilusione. Nada ni nadie debe obligarte a competir.

 

A parte de entusiasmarte con el inicio de la liga, de un gran torneo o una importante competición, es fundamental marcarte metas extradeportivas.

Ponte un objetivo como persona, porque eso lo vas a seguir siendo toda la vida.

Empieza a pensar en otra actividad que te aporte un valor distinto.

Algo útil que guste hacer, que no sea estrictamente relacionada con tu deporte, y que le puedas sacar provecho.

Si tienes los estudios mínimos, plantéate la posibilidad de empezar a estudiar una carrera. Y si no los tienes, y te gustaría empezar en la universidad, pues ya sabes lo que tienes que hacer.

Si eres como yo, y no te llama mucho la atención la enseñanza “oficialista”, puedes aprender un idioma, leer 4 libros al  mes, sacarte el carnet de entrenador, aprender a cocinar o a tocar la guitarra.

Pero haz algo.

A lo mejor te preocupa tu futuro financiero, y quieres aprender a dominar el dinero y a despreocuparte de él. Entonces  ya sabes que aquí tienes mi programa de Coaching Financiero para Deportistas.

Piensa en algo que te guste, que te haga provecho y “te forme” de alguna manera.

No hace falta que tenga relación con el deporte. Incluso es mejor que no la tenga.

Y no me vengas con que no tienes tiempo, y jilipolleces varias…

Yo he trabajado, estudiado, entrenado y disfrutado de mis hijos, todo en la misma época.

Y no soy Einstein, ni nada parecido. Solo que se me puso entre ceja y ceja que quería poder hacerlo todo y punto.

Busca algo que te motive.

– Ya David… pero es que no me gusta nada… soy un tipo un poco raro…

– ¿ Nada de nada ?

Si te apetece coleccionar piedras volcánicas, estudiar diferentes tipos de cangrejos de playa o ser experto en numerología, no creas que no te va a servir. Por el camino vas a aprender cosas que seguro aprovecharás para el día después, ( o eso espero…)

Lo que quiero que entiendas, es que no tienes que encerrarte en tu deporte.

Si no tienes demasiado claro lo que puedes hacer, aquí tienes algunas preguntas que te ayudarán a encontrar una “actividad” alternativa:

¿Qué dicen tus familiares y amigos que se te da bien?

¿En qué situaciones te sientes cómodo/a?

¿En el colegio, en qué asignaturas eras el/la mejor (aparte de en Educación Física)?

¿Cuáles crees que son tus talentos naturales (extradeportivos)?

¿Qué habilidades podrías desenvolver realmente si lo intentaras?

 ¿Qué cosas te gustaría hacer que aún no hayas probado?

¿Te gustaría escribir un libro?

 ¿ Has pensado en montar un negocio ?

 

 ¿Entiendes que no has nacido sólo para ser futbolista, jugador/a de tenis o boxeador/a?

Hay muchas otras cosas, que seguro que aún no sabes, que pueden convertirte en un Crack fuera del deporte.

Es cuestión probar cosas, y de apasionarte por lo que haces, igual que con tu deporte.

Empieza por algo, y si no te gusta, vuelve a empezar con otra cosa.

Recuerda que no vas a ganar dinero compitiendo durante toda la vida, y todo lo que puedas aprender mientras estás en activo tiene un valor inmenso.

Mi programa de Coaching Financiero para Deportistas está diseñado para aportar ese valor que necesitas.

Si quieres saber más, rellena tu nombre y tu email aquí

Abrazo de gol!